paella-valenciana

Paella valenciana

Hay tantas paellas valencianas como pueblos y casas. En todo caso, esta es la tradicional, que ni lleva guisantes, ni pimiento rojo, ni cerdo ni marisco, pero si bastante azafrán (en el sofrito) y romero, y por tanto su apariencia es muy diferente de lo que estamos acostumbrados cuando hablamos de sartén.

Como siempre he utilizado caracoles (en casa siempre tenemos en el congelador porque a mis padres les gusta cosechar y comérselos, y esto lo han heredado mis hijas), pero esta vez también un caldo con el sofrito incorporado, el de caldo Aneto (ya sabéis que no siempre tenemos tiempo de preparar las recetas como es debido, por eso nos podemos ayudar de buenos productos para ahorrarnos tiempo).

Aquí os contaré cómo se preparan los caracoles en casa para congelarlos.

  1. Ponemos los caracoles en una bolsa de estas de naranjas o mandarinas, y durante una semana los dejamos que se purguen.
  2. Pasado este tiempo, ponemos los caracoles en remojo con mucha agua, hasta que asomen, para ir eligiéndolos.
  3. Los que están vivos los lavamos muy bien varias veces, hasta que el agua sale limpia.
  4. Llenamos una olla grande con agua fría y ponemos los caracoles, y a fuego bajo esperamos que saquen de nuevo la cabeza, en ese momento subimos el fuego y hervir (esto nosotros lo llamamos engañar a los caracoles).
  5. Cuando el agua hierve añadimos sal y un poco de tomillo y romero.
  6. Como mientras hierve sale bastante espuma, la vamos sacando.
  7. Dejamos hervir unos 15 minutos.
  8. Escurrimos y los congelamos.

Retornando a la sartén, le animo a prepararla porque es muy fácil y, por supuesto, va muy bien a los tuppers.

plato-paella-valenciana

Ingredientes (x4 personas):

  • 220 g de arroz bomba
  • 1 l de caldo de paella valenciana con sofrito Aneto
  • 6 trozos de pollo
  • 6 trozos de conejo
  • 80 g de judías verdes planas
  • 50 g de caracoles (purgados)
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva

 

Preparación:

En una sartén grande, con un poco de aceite de oliva, doramos los trozos de conejo y pollo, cortados muy pequeños y salpimentados. Cuando estén dorados, añadimos la judía verde cortada en trozos, mezclamos bien, ponemos los caracoles y dejamos sofreír todo junto durante unos minutos.