chucherías y golosinas

¿Es perjudicial el consumo de golosinas?

Cuando hablamos de golosinas o chucherías hay que dejar claro que, además de existir una gran variedad, es muy recomendable consumirlas con moderación.

Como decimos las golosinas pueden ser de muchos tipos: chicles, gominolas, caramelos, piruletas, chocolate, etc, pero hay quien también engloba en esta categoría a otros productos como pueden ser galletas, snacks, pastelillos, cacahuetes, etc.

Así, cada una de ellas puede aportar muchos nutrientes o no aportar ninguno, ya que como vemos la variedad en esta categoría es muy amplia y sus componentes muy diferentes, pero lo que suelen tener en común es la presencia de azúcar en alto grado. Se puede hablar de que en cierta medida este tipo de alimentos pueden aportarnos beneficios, no a nivel nutricional en algunos casos pero sí a nivel anímico:

  • Son una fuente de energía
  • Nos levantan el ánimo, ya que el cerebro genera endorfinas al consumirlas
  • Pueden satisfacer un antojo o mitigar la sensación de ansiedad
  • Constituyen una fuente de glucosa, que con moderación es beneficiosa para el organismo

Estos son algunos de los inconvenientes que se pueden enumerar:

  • Su consumo excesivo puede elevar los niveles de azúcar en sangre y obesidad
  • Muchas de ellas aportan un escaso valor nutricional (en los casos en los que nos sea posible deberíamos consultar la etiqueta de valor nutricional)
  • Pueden causar problemas bucales como caries si la higiene dental no es la correcta
  • En casos extremos pueden contribuir a la aparición de enfermedades relacionadas como la diabetes

Por lo tanto, las chucherías o golosinas pueden tener efectos beneficiosos en nuestro organismo y mejorar el estado de ánimo, pero un consumo excesivo o demasiado regular puede acarrear problemas de salud. Nuestro consejo es que no nos privemos de este tipo de productos si lo consumimos en momentos puntuales y siempre con moderación.