gran-nevada2

¿Enterrados por la nieve? ¡Haced un helado!

Permitidme que haga una excepción en el blog para hablaros de una receta que no os puedo decir de donde es tradicional. Básicamente porque hasta que no se me ha ocurrido hacer una búsqueda absurda en San Google, ni la conocía.

A estas alturas seguro que el ‘timeline’ de su Twitter y de Facebook está saturado de fotografías de paisajes y ciudades nevadas. No quiero entrar a valorar si hacemos la raya o no -yo no he podido estar, de grabar un video de la nieve mientras iba en tren esta mañana-, pero oye, si resulta que los catalanes lo aprovechamos todo, creo que también puede ser buena idea aprovechar la nieve que se nos haya acumulado en la terraza o en el jardín para preparar un plato, ¿no?

Pues por si no lo sabíais, puede hacer un helado de nieve. Sí, tal como lo lea. Y la receta no podría ser más sencilla: poner nieve en un recipiente ancho, añadir leche condensada y esencia de vainilla y mezclar. ¡Listos! También he encontrado la versión que utiliza leche y azúcar en vez de leche condensada. Esto ya como prefiera. Si no me creéis, aquí tenéis un vídeo donde se explica, paso a paso, la receta: http://allrecipes.com/video/1352/snow-ice-cream-ii/detail.aspx

Ahora bien: en todos los casos, lo ideal es recoger la nieve directamente en el recipiente, para que no se ensucie. Ni se os ocurra cogerla de la calle, especialmente en según qué ciudades. Si después tiene dolor de estómago, a mí no me vengáis a reclamar.

Otra cosa es que os apetezca comeros un helado cuando fuera apenas superamos los 0 grados, pero como sobre gustos no hay nada escrito, yo os dejo la propuesta y ¡haga lo que más le apetezca!